Logo NUTRIPLATO®
Icono Nutrinanny

LOS CONSEJOS DE NUTRINANNY®

Nutrinanny es una psicóloga experta en psicoeducación nutricional

Vitaminas para niños

Vitaminas para niños, ¿tienen que tomarlas?

Todos los niños necesitan vitaminas para desarrollarse y crecer más sanos. Pero cómo conseguimos estas vitaminas es la pregunta clave. Existen muchas vitaminas para niños que comen poco y toda clase de complementos alimenticios para niños. ¿Pero son realmente necesarias? Descubre en este artículo las funciones de las vitaminas y como conseguir que a nuestros hijos no le falte ninguna.

Vitaminas en la alimentación de los niños

La mejor manera de asegurarse que los niños tengan todas las vitaminas necesarias es a través de una alimentación saludable. Todas las vitaminas se pueden encontrar en los alimentos. Cada alimento, entre otros nutrientes, contiene una serie de vitaminas en distintas proporciones necesarias para el buen funcionamiento del cuerpo. Por lo tanto, siguiendo una dieta variada, equilibrada y suficiente los niños obtendrán todas las vitaminas que necesitan.

Si se consiguen todas las vitaminas necesarias a través de la alimentación, reservaremos los multivitamínicos para niños que tengan algún déficit nutricional. Los profesionales sanitarios son los encargados de recomendar los suplementos vitamínicos, que no deben tomarse sin un consejo experto.

¿Qué son las vitaminas?

Las vitaminas son nutrientes reguladores, necesarios para que nuestro cuerpo funcione en su plenitud. Existen muchas vitaminas diferentes y cada una participa en una o varias funciones del cuerpo. Es importante aclarar que ninguna vitamina por sí sola tiene el poder de mejorar la salud, a no ser que se sufra una deficiencia de la misma. Como hemos dicho, si los niños siguen una alimentación saludable, como por ejemplo basada en el método Nutriplato, pueden conseguir todas las vitaminas necesarias para su crecimiento y formación a través de la alimentación.

¿Vitaminas para niños en crecimiento?

Cada niño es diferente y es normal que tengan diferentes ritmos de crecimiento. Aunque las vitaminas son imprescindibles para el crecimiento, lo son igual que otros nutrientes. Siguiendo una alimentación equilibrada conseguiremos las vitaminas suficientes para un crecimiento óptimo. De esta manera conseguirán aportar diferentes vitaminas y minerales sin recurrir a complementos alimenticios, que no sustituyen a una alimentación equilibrada.

¿Es verdad que las vitaminas abren el apetito?

Existen múltiples multivitamínicos para niños, o jarabes para abrir el apetito en niños. Las vitaminas no aumentan el apetito y estos complementos alimenticios se deberían administrar solamente bajo la recomendación de un profesional sanitario, ya que no hay evidencia de que las vitaminas para abrir el apetito en niños funcionen.

Vitaminas naturales para niños

Aunque muchos multivitamínicos para niños se extraen de los alimentos naturales, sigue siendo mejor obtenerlos a través de la dieta. Ya que un alimento nos aporta muchos más nutrientes, fibra y agua, necesarios para el buen funcionamiento del organismo. Haz click aquí para descubrir 7 trucos para que los niños coman más verdura.

Imagen de familia comiendo

Vitaminas al detalle

Existen 13 vitaminas esenciales. Esto significa que estas vitaminas debemos tomarlas con los alimentos para que el cuerpo funcione con normalidad.
Podemos dividir las vitaminas en dos tipos según su composición, hidrosolubles (grupo B, C) o liposolubles, que se encuentran en la parte grasa de los alimentos (A, D, E, K). Las funciones de cada vitamina son diversas, y aquí reseñamos aquellas que están demostradas y aprobadas por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Añadimos también los alimentos en los que podemos encontrarlas.

Vitaminas hidrosolubles: estas vitaminas, a excepción de la vitamina B12, no se almacenan en el cuerpo.
Tiamina o Vitamina B1: está implicada en el metabolismo energético y contribuye al funcionamiento del corazón y del sistema nervioso. Esta vitamina está presente en carne, patatas y leche.
Riboflavina o Vitamina B2: forma parte de diversas coenzimas y también está implicada en el sistema nervioso. Además, contribuye al mantenimiento de la piel, la visión y las mucosas. Implicada también en el metabolismo del hierro y en los glóbulos rojos. Se encuentra en los huevos, el requesón y la carne de ternera.
Niacina o Vitamina B3: Implicada en el sistema nervioso y en el metabolismo energético ayudando a disminuir el cansancio. Se encuentra principalmente en productos cárnicos, patata y pan.
Ácido pantoténico o vitamina B5: contribuye a las síntesis y al metabolismo normal de las hormonas esteroideas, la vitamina D y algunos neurotransmisores. También contribuye al rendimiento intelectual. Esta vitamina además de en el brócoli la encontramos en al aguacate, el tomate y el maíz. Así que podemos preparar un buen guacamole acompañado de chips de maíz que seguro que conquistará el paladar de los más pequeños.
Vitamina B6: está implicada en el funcionamiento normal del sistema inmunitario y sistema nervioso. Además, ayuda a regular la actividad hormonal y a reducir la fatiga. La podemos incorporar a través de los cereales integrales, pescados, puerro y garbanzos.
Biotina o vitamina B7: está implicada en metabolizar las proteínas, las grasas y los hidratos de carbono. Contribuye al mantenimiento del cabello, la piel y las mucosas.
Foliato o vitamina B9: contribuyen a la formación de células sanguíneas e intervienen en la función psicológica. En las verduras de hoja verde como las espinacas se encuentra gran cantidad de esta vitamina. Esta receta de potaje de garbanzos y espinacas contiene una buena cantidad de folatos.
Vitamina B12: participa en el metabolismo de la homocisteína y la formación de glóbulos rojos. Además, contribuye en el funcionamiento del sistema nervioso y del sistema inmune. Esta vitamina la encontramos en su forma activa (la que podemos aprovechar) exclusivamente en alimentos de origen animal. El cuerpo no tiene capacidad para almacenar las vitaminas hidrosolubles, a excepción de la vitamina B12.
Vitamina C: es una vitamina antioxidante que protege a las células frente al daño oxidativo. Ayuda a la mejor absorción del hierro y de la vitamina E. Además, ayuda a disminuir el cansancio y la fatiga y contribuye en la función psicológica. Y como hemos comentado esta vitamina está implicada en el sistema inmunitario. Las frutas cítricas y el pimiento rojo son alimentos destacados en esta vitamina. Las fresas son una muy buena opción para aumentar el aporte de vitamina C en niños.

Imagen de alimentos variados

Las vitaminas liposolubles: estas vitaminas se almacenan en el tejido graso del cuerpo.
Vitamina A: está implicada en el mantenimiento de la piel y las mucosas. Además, contribuye al mantenimiento de la visión y participa en el sistema inmune. Las espinacas, el pimiento y el queso curado tienen un alto contenido de vitamina A. Dentro de este grupo encontramos el retinol, solo presentes en alimentos de origen animal y los carotenos, qué se encuentran sobre todo en las zanahorias y el boniato.
Vitamina D: es esencial para la absorción del calcio y del fósforo, y por tanto ayuda a mantener los niveles de estos minerales. Y al mantenimiento de los huesos, dientes y músculos. También se encuentra implicada en la función inmunitaria. Esta vitamina se encuentra en los pescados más grasos como el atún o el congrio y en la porción grasa de los lácteos. Por tanto, para garantizar un buen aporte de vitamina D en niños es mejor tomar los lácteos enteros que desnatados. Sigue esta receta con salmón, que también es alto en vitamina D y en ácidos grasos esenciales.
Vitamina E: actúa como antioxidante para proteger contra el daño oxidativo. La mayoría de los alimentos contienen vitamina E, sobre todo en los aceites vegetales, como el aceite de oliva y los frutos secos.
Vitamina K: contribuye a la coagulación sanguina y al mantenimiento de huesos. Se encuentra en verduras, especialmente las de hojas verdes como el brócoli.

Esta clasificación es importante porque si hay exceso de las vitaminas hidrosolubles se eliminan del cuerpo a través de la orina, pero si por lo contrario hay exceso de las vitaminas liposolubles, éstas se pueden acumular en el cuerpo. No hay de qué preocuparse porque, aunque comamos mucha cantidad de un alimento, es realmente muy difícil llegar a la ingesta máxima tolerable de vitaminas únicamente con los alimentos. Pero precisamente por este motivo no se recomienda tomar sin una recomendación multivitamínicos para niños.

Educar en alimentación es educar en salud. Si desde pequeños iniciamos a los niños en una alimentación variada y saludable, contribuiremos en su estado de salud a corto y largo plazo.